Inteligencia emocional

0 843
hablar en público

Aplica estos consejos y para hacer presentaciones que dejen con la boca abierta

Hablar en público suele ser una situación peliaguda para los que tienen poca practica. Y es que es un momento en que muchas personas se ponen muy nerviosas, siente miedo e incluso puede ser una situación que provoque verdadero pánico, cosa que se ha denominado miedo escénico.

Pero la realidad es que en casi todas las profesiones, y sobre todo en marketing habrá muchos momentos en los que tengamos que hacer una presentación en público, vender nuestras ideas, o exponer un proyecto a un cliente. Sea el objeto que sea, la capacidad  en público de forma fluida, tranquilo y transmitiendo concienzudamente lo que se quiere es una de las que cada vez es más buscada por los seleccionadores de personas.

Si eres de esas personas a las que le sudan las manos, se les seca la boca, se ponen nerviosas… antes de hablar en público, lee estos 5 consejos y aplícalos la próxima vez que tengas que hacer una presentación.  Te ayudarán a controlar los nervios y superar la situación con éxito.

1.Conoce tu tema, prepáralo y organízate:

Una de las cosas más importantes para sentir seguridad exponiendo un tema, es sentir que se conoce a la perfección. De esta forma, se puede dejar la posibilidad a improvisar, salirse del guion, volver a el o lo que se quiera sintiendo libertad y confianza. Además, con esta sensación, desaparecerá el miedo a perder el guion, a no recordar algo que se quiere decir o miedos similares que son los más comunes.

Los más expertos suelen prepararse a través de un guión genérico que tienen pensado seguir. A partir de ahí, dejan sitio a lo que se les ocurra en cada momento.  De esta forma, organizan los temas que quieren presentar, cuanto tiempo dedicarán a hablar sobre cada uno y les servirá como guía durante su presentación. ¡Cuanto más organización, menos miedo!

2. Practica, practica y practica:

Otra de las cosas más recomendables es practicar, practicar y practicar el discurso que quieres dar. De esta forma conseguirás una integración más profunda de lo que quieres transmitir, tanto en el objeto como en la forma. Ponte delante de un espejo y háblate a ti mismo, mira tus gestos, tu tono de voz, lo que estás expresando… También puedes grabarte con una cámara de vídeo, esta es una de las técnicas más utilizadas para aprender a presentar de forma eficaz.

3. Visualizate a ti mismo haciendolo genial:

Esta es una de las técnicas más potentes para mentalizarse y clavarlo en el escenario. Nuestro cerebro no diferencia entre lo que imaginamos y lo que ocurre realmente. Túmbate en un lugar cómodo, en silencio, con total tranquilidad. Respira hondo, cierra tus ojos y empieza a visualizar como te subes al escenario sintiendo tranquilo y seguro, mirando al público, empiezas a exponer con fluidez, teniendo las ideas claras en tu mente… Hazlo hasta el final del discurso. Seguro que acabada esta visualización te sientes totalmente capaz de afronatar tu presentación con total éxito.

4. Los silencios son tus amigos:

Otro de los aspectos que se suelen interpretar como algo negativo y que genera ansiedad son los silencios en el escenario. Tenemos la creencia de que es un momento incómodo y en el que los asistentes pueden creer que al ponente se le ha olvidado lo que quería decir. Todo lo contrario, los silencios pueden ser muy potentes si se utilizan de forma correcta. Pueden ser grandes potenciadores de crear expectación, duda, curiosidad, preludio de miedo… ¡Utilízalos para involucrar e impresionar a tu audiencia!. Practícalos grabándote. Normalmente el tiempo que creemos que hemos estado en silencio es mucho mayor que el que realmente estamos.

5. Reconoce tu éxito:

Una vez acabada tu presentación no importa tanto como haya ido sino que lo has hecho. Felicítate haya salido como haya salido. Si te ha ido genial, muy bien!!, si ha ido regular, también!!. No seas crítico contigo mismo ni con tus errores, todos nos equivocamos. Además, tus errores pueden ayudarte a ver las áreas en las que tienes que trabajar para mejorar tus presentaciones.

Actitud emprendedora

Emprender está de moda, ya sea porqué puede ser una ayuda para solucionar el problema del desempleo o por cualquier otro motivo, la realidad es que actualmente se está incentivando mucho el emprendimiento empresarial entre la sociedad española.  Aunque existe un gran peligro, crear una sociedad frustrada por negocios que no han funcionado.

Más que del concepto de emprendedor, quiero hablaros sobre la actitud del emprendedor frente a una  idea o proyecto. Aunque este post va dirigido a todo aquel que quiera crear algo en su vida que no existe actualmente.

crear

Esta palabra que para unos puede ser percibida como algo maravilloso e inspirador, se puede convertir en una situación aterradora para otros.

Los seres humanos tenemos la necesidad intrínseca de sentirnos seguros, desde que nacemos necesitamos la seguridad de que nos pueden ofrecer nuestros padres o cualquier otra figura parental, y esta necesidad no acaba hasta que somos lo suficientemente adultos como para independizarnos, y aún así, seguimos buscando la seguridad durante el resto de nuestros días normalmente en factores externos a nosotros. Esta necesidad es una de las que nos ha mantenido vivos como especie y que nos ha permitido llegar hasta donde estamos ahora.

El emprendedor en cierta forma está desafiando esta seguridad, le está pegando una patada y adentrándose en mundos oscuros que nadie conoce, ni el mismo emprendedor. Está creando algo nuevo y para ello únicamente tiene su visión, su idea y sus capacidades para llevarla a cabo y hacerla realidad.

patada

Ante esta situación, las personas que tengan poca aversión al riesgo, sentirán temor y si este tipo de personas son cercanas al emprendedor, seguramente le transmitirán de una forma o otra este miedo ante que las cosas salgan mal.

Por otra parte, el mismo emprendedor por su misma naturaleza humana, también tendrá dudas sobre el futuro y sobre el éxito del proyecto, pero depende únicamente de el no dejarse llevar por la negatividad y caer en el miedo.

Realmente la actitud,  la crea cada persona en su interior, y no importa los factores externos, el único que la puede modificar es uno mismo.  Nathaniel Branden es un de los mayores expertos en autoestima que existen, en su libro “Los 6 pilares de la autoestima” argumenta que la sociedad actual necesita personas con autoestima sana, con capacidad de tener ideas, de creer en ellas y llevarlas a cabo. Qué sean independientes y con una adecuada confianza en ellos mismos.

Cualquier profesional o emprendedor que tenga una idea, o proyecto a liderar tiene que trabajarse concienzudamente a el mismo y su actitud, tener una elevada autoestima, independencia y inteligencia emocional.

 

Tú y solo tú eres el/la primero que debe creer y confiar en tu idea o proyecto.

Tanto si la idea es tuya o si te han asignado liderar un proyecto, eres tú la base del mismo, eres tú quien tiene que tener la visión de como será, de lo que se va a crear y organizar los recursos para que esto se haga realidad. Se te presentarán dudas, pero si realmente crees en ello, conseguirás que se difuminen y seguir adelante aún y cuando nadie más crea en ello, porqué recuerda, eres tú el único que en principio tiene que creer en ello.

Una vez que tú realmente confías en ello, te será mucho más fácil transmitirlo, y transmitir una actitud positiva sobre la idea o proyecto que se va a crear.

La autoestima y confianza en ti mismo se vuelve vital.

Para conseguir confiar en lo que estas haciendo sin la necesidad de que nadie más lo haga, y hasta es posible con los otros en contra y criticando lo que quieres crear, es necesario tener una elevada autoestima y confianza en uno mimos y en lo que se quiere conseguir.

Practica la comprensión y compasión contigo mism@.

El miedo al error, a que salga mal, a que sea un desastre viene de no aceptar que eso pude ser así. Pues aunque eso fuera así, tienes que ser capaz de comprenderte a ti mismo con compasión. “Si, salió mal… pero era lo que yo quería hacer y lo hice, por lo que estoy contento conmigo mismo“.  Si tu eres compasivo contigo mismo, que más da las criticas del resto a tu fracaso.

Comunica tu visión, tus pensamientos realmente como lo vives en tu mente, con coherencia y demostrando la confianza que tienes en tu idea/proyecto.

Una parte importante es no sucumbir al miedo de lo que puedan pensar los demás, ellos pueden pensar lo que quiera como personas libres que son, la cuestión es saber separar sus pensamientos de los tuyos. Por mucho que las personas que te den feedback sobre  tú idea/proyecto tengan una visión negativa y puedan opinar que no va a ningún sitio, no quiere decir que tu idea sea negativa, sino que ellos lo ven así. Es una parte importante no dejarse influir por los pensamientos de los otros.

Ser capaz de aún y así seguir con la confianza en uno mismo y en lo que se está haciendo será necesario para ser capaz de transmitirlo a los otros con la confianza y seguridad requerida, que conseguirá inspirar y hacer cambiar la visión negativa por una visión más positiva.

Acepta los momentos de flaqueza como lo que son, solo momentos puntuales en los que nos pueden invadir las dudas como seres humanos que somos.

Seguramente te encontrarás con momentos difíciles, en los que dudaras de lo que estas haciendo, en si es el camino adecuado, en si sirve para algo todo el tiempo dedicado. En primer lugar, estas situaciones son naturales, y tener el suficiente autoconocimiento como para comprenderlo, aceptarlo y dejar que pasé será síntoma de una adecuada madurez. Por otra parte, el tiempo nunca es perdido, de cada situación en nuestra vida aprendemos algo. El ponernos en la peor situación y aún y así aceptarla, nos ayudará a reducir la ansiedad ante la idea de una idea/proyecto fallido.

Conclusión

Si de alguna forma tienes que liderar una idea o proyecto, tienes que ser consciente de que eres tú el centro del mismo, como tu vivas  y confíes en lo que estas haciendo será una de las grandes variables dependientes del éxito. Será lo que te ayudará a disfrutarlo, a no tirar la toalla y en el caso de que necesites tratar con otras personas, a transmitir lo que se quiere crear de forma adecuada y creando actitudes positivas ante ello.

Imágenes de Jeri Leandera, Oscar Ferrer

0 1608

El Mindfulness es un tipo de meditación que cada vez se está extendiendo más tanto para adultos como para niños. ¿Será la próxima moda?.

El Mindfulness se basa en la atención plena y no tiene nada que ver con ningún tipo de religión. Este ejercicio se basa estar en el momento presente y no dejarse atrapar por la constante corriente de pensamientos que tenemos en nuestra mente. En poco tiempo podremos notar sus beneficios, sobretodo en la mejora de la concentración, estar más atento en lo que se hace en el momento y en tener una mayor consciencia de nosotros mismos.

Actualmente hay tres campos básicos en los que se está utilizando: en la salud, en colegios y universidades  y a nivel profesional. Empresas tan punteras como Google ya lo han introducido entre sus trabajadores.

 

0 1855

Este es un poema que me gusta especialmente, es If de Rudyar Kipling (1896) y constituye una guía de valores y conducta.

 

If-by-Rudyard-Kipling-747x1024

 

[yop_poll id=”3″]

0 1204

En primer lugar quiero explicar de dónde proviene la ira y que es. Realmente la ira se produce cuando no aceptamos la realidad, cuando las cosas no suceden del modo que nosotros queremos. Es  el miedo a no poder controlar el resultado de una situación o las acciones de los demás y que se desarrollen como a nosotros nos gustaría.

Quien no ha sentido alguna vez en su interior esa rabia desbordante por cualquiera que sea el motivo. Esa emoción nos puede hacer gritar a alguien estando fuera de lugar, ser violentos, tener una respuesta cortante, haces un ataque hiriente…

Por ejemplo, la ira suele aparecer cuando una persona hace algo de una forma completamente diferente a como nosotros lo haríamos y lo juzgamos como que lo está haciendo mal, y pensamos que sería mucho más sencillo a nuestra manera. Realmente en ese momento no estamos respetando a la otra persona, a su manera de hacer las cosas y a los conocimientos que posee en ese momento la persona.  Nos gustaría imponer nuestra forma y por eso sentimos ira.

Aunque la ira también tiene una parte positiva como TODAS nuestras emociones, cada una de ellas está ahí por una razón, durante nuestra historia nos han servido para sobrevivir y  llegar donde estamos hoy.  La ira nos llena de energía, nos hace sentirnos fuertes, nos prepara para la acción.

Con la suficiente inteligencia emocional, podemos aprovechar toda esta energía sin que nos llegue a desbordar. La ira nos sirve para pasar a la acción cuando queremos cambiar una situación, y de forma controlada puede ser muy productiva.

Cuando hablo de ira controlada y productiva me refiero a darnos cuenta de lo que sentimos y a buscar soluciones activas a la situación,  sin que la ira nos controle.

Por ejemplo, la ira contra una ley injusta del Gobierno nos puede llevar a salir a la calle a protestar  y emprender acciones para cambiar la situación actual que no aceptamos. Otra cosa es la ira destructiva, que en vez de llevarnos a la acción productiva, nos puede llevar a la acción destructiva.

El primer paso para ello, es reconocer nuestra ira, no es extraño ver a personas culpar a los otros de la ira que ello sienten, por ejemplo diciendo “¡me sacas de quicio!”, cuando en realidad estas enfadado contigo mismo. Juzgan la acción del otro como “lo estas haciendo mal”, porqué pensamos que la otra persona está equivocada.

 

¿Cómo podemos superar nuestra ira?

En muchas ocasiones nos las damos de ser muy respetuosos pero es algo que nos cuesta barbaridades. En el momento que respetamos al otro, respetamos su manera de actuar y su forma de ser le estamos aceptando, y esto quiere decir que lo queremos totalmente así como es y no queremos cambiar nada en esa persona.  Si no queremos cambiar nada, no hay porqué sentir ira.

Cada uno de nosotros es único y irrepetible, y tenemos que aceptar que cuando nosotros tenemos nuestras opiniones y puntos de vista, nunca van a ser compartidos el 100% por ningún otro ser humano. Así que se vuelve algo vital aprender a respetar a los otros tal y como son para también respetarnos a nosotros mismos.

Así que responsabilizarnos de nuestra ira , nos  permite ser más honestos con nosotros mismos con relación a lo que sentimos y es una clave para hallar la felicidad en nuestro interior, así como mejorar la relación con los otros.

 

RESPONSABILIZATE DE TUS SENTIMIENTOS EN VEZ DE ECHAR LA CULPA A LOS DEMÁS.

 

Tenemos que aceptar que no podemos controlar determinadas cosas, no podemos cambiar la forma de pensar y actuar los demás. Al fin y al cabo, en según qué situaciones, cuando nos desbordamos por la ira,  ¿nos aporta algo bueno? ¿o nos perjudica para poder actuar de la forma más adecuada en la situación?

 

 

Para reflexionar sobre ello os dejo una leyenda escrita por Jorge Bucay, titulada:

EL CAMINO DE LAS LAGRIMAS.

“Había una vez…, un estanque maravilloso. Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente. Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia. Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas las dos entraron al estanque. 

La furia, apurada (como siempre está la furia) urgida –sin saber porqué– se bañó rápidamente y más rápidamente aún, salió del agua… Pero la furia es ciega, o por lo menos no distingue claramente la realidad, así que, desnuda y apurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró. Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza. Y así vestida de tristeza, la furia se fue. 

Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza, terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho, sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente, salió del estanque. En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba. Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia. 

Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos es solo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad…, está escondida la tristeza.” 

 Imagen de Kie

[yop_poll id=”2″]

0 1028

Hoy quiero compartir con vosotros la entrevista que hizo mi amigo Alberto Blázquez de ABCoach a Marco Ayuso sobre como convertir nuestra pasión en nuestro negocio.

Marco se dedica a asesorar a personas justamente a eso, a detectar cuales son sus pasiones y  ganar dinero dedicandose a ellas ¿no es fantástico?. Tenemos la idea de que vivir de esa forma solo es para algunos pocos que han sido tocados con una barita mágica.

En esta entrevista se tratan muchos temas, aunque creo que hay una linea conductora general que es la misma por la que yo me intento guiar en la medida de lo posible, y es seguir la felicidad, hacer las cosas que te hacen sentir bien y basar tu concepto del éxito en ello.

 

[yop_poll id=”2″]

1 1133

¿Quien no ha intentado buscar la perfección en algún momento?, seguramente que muy pocas personas, y es que creemos que la perfección nos va a dar el éxito, si hacemos algo perfecto nos vamos a sentir muy satisfechos y los demás también, esa expectativa nos causa tanto placer que nos ponemos enseguida manos a la obra para conseguirla.

Aunque en ocasiones estamos tan cegados por ella, que no nos damos cuenta de que la perfección no existe, es un ideal que nos perturba y que se puede volver nuestro peor enemigo.

Cuando buscamos la perfección, nos estamos exigiendo un imposible, cualquier cosa que no sea perfecta será inaceptable, por lo tanto estamos trabajando directamente para llegar al “fracaso”. Tenemos la creencia de que si no lo hacemos perfecto no somos suficientemente buenos y cuando hay mucho en juego, la “no perfección” no es una opción.

La perfección nos deja sin tiempo ni energía, nos hace buscar lo inalcanzable, ya que hagamos lo que hagamos nunca será suficiente. La perfección nos hace imaginar una mentira y no nos deja ver la realidad, todo es una ilusión que se ancla en nuestra imaginación.

Nos negamos a ver las cosas como son. Y os preguntareis, ¿Cómo son entonces esas cosas?. Os recomiendo que antes de seguir leyendo os preparéis para sentir una desilusión igual a la que sentisteis cuando os enterasteis que Papa Noel no existía…

LA VIDA NO ES PERFECTA NI JUSTA.

 

Simplemente basta con fijarnos en la naturaleza, unos animales se comen a otros, los leones se comen vivas a las cebras, las serpientes los ratones, los humanos una gran variedad de animales. ¿Donde está la justicia en estas acciones?.

La perfección nos suele provocar miedo a no actuar perfectamente, a cometer errores. En muchas ocasiones, al exigirnos tanto y querer ser tan perfectos, no somos capaces de emprender las acciones que nos gustarían porqué las vemos como un GRAN TRABAJO que nos va a ocupar MUCHO TIEMPO y esfuerzo y nos da una gran pereza, lo que se denomina “procrastinación“. Nos preocupa tanto no hacerlo perfectamente que nos lleva a la paralización, imaginamos todas las cosas negativas que CREEMOS podrían pasar si no lo hacemos perfecto.

Un ejemplo lo podemos ver a la hora de hablar en público. Tememos a que se nos olvide lo que queremos decir, a no hacerlo tan perfecto como hemos imaginado, a que no guste a nuestros compañeros lo que decimos y hagamos un discurso desastroso… y es justamente la búsqueda de esta perfección lo que nos hace hacerlo de forma menos adecuada de lo que podríamos hacerlo de forma natural sin exigencia.

 

¿Es mejor no hacer nada a hacerlo imperfecto?. ¿La perfección es no cometer errores?. 

En una ocasión, asistí a un curso de Inteligencia Emocional con la psicóloga Maria Dolores Romillo, que nos repitió en varias ocasiones… “recordad que somos solo simples humanos“, y tiene toda la razón. Los humanos nos distraemos, nos equivocamos, nos confundimos… aprendemos por ensayo-error, por lo tanto, nuestra vida va a estar cargada de errores y de situaciones imperfectas, cuanto antes lo aceptemos mejor, ya que nos ahorraremos mucho sufrimiento.

 

LOS ERRORES SON PARTE DEL APRENDIZAJE.

 

¿Crees que la perfección te lleva a superarte?, la perfección nos ayuda a exigirnos más de lo que podemos llegar a ser, lo importante es buscar la excelencia. Esta no tiene limites, siempre puedes buscar un grado más alto de excelencia y estar contento con lo que haces en cada momento, ya que la satisfacción viene de ti mism@, reconoce tus cualidades positivas, aceptas tus errores como un aprendizaje, reconoces tus logros y te aceptas como un ser valioso y no perfecto.

 

Te dejo un vídeo que te puede ayudar a reflexionar sobre el perfeccionismo.

 

1 1075

Mirad este vídeo, nos presenta una reflexión vital para nuestras vidas y para las de nuestros hijos que se nos suele olvidar. Este padre y su hija nos enseñan gráficamente como solemos estar  centrados en lo “importante”, los estudios, el trabajo, el inglés… y en  prepararnos para ese gran futuro PROMETEDOR, aunque no sea la opción que nos de más felicidad.

Nos exigimos tener un trabajo estable porque creemos que eso nos dará de comer para siempre y nos ofrece seguridad. ¿Es simplemente la opción más cómoda?.

Hacer lo que te gusta sin saber donde te va a llevar es vivir en la incertidumbre, pero eso mismo puede ser lo que te haga sentirte vivo, hacerte feliz y quien sabe si tener muchos más beneficios económicos que con un trabajo “normal”.

¿Qué os parece?¿Es la mejor opción?

Espero vuestros comentarios!

 

0 832

Por fin llega a TERRITORIO MARKETING el primer vídeo, aunque no es una grabación mía dando una explicación sobre marketing, sino un vídeo de ánimo para todos aquellos que están padeciendo la crisis, se encuentran sin trabajo y les resulta muy difícil encontrar como ganarse la vida.

2 1437

donde tus sueños te lleven

 

 

Imagen de Javier Irondo

Acabo de ver un vídeo que  sobre desarrollo personal que quiero compartir con vosotros. He leído varios libros sobre este tema y más o menos suelen decir lo mismo.

Desde pequeños nuestros padres se encargan de nuestra educación, vamos creciendo y entramos en diferentes grupos sociales (amigos, compañeros de clase, de actividades deportivas etc.). Todas estas experiencias nos van condicionando y van formando nuestras creencias, que pueden ser tanto positivas como negativas.  Las positivas y constructivas nos ayudan a tener más claro donde queremos llegar y a conseguir nuestros objetivos, pero en cambio, las creencias negativas nos limitan, nos hacen tener miedo, postergar tareas y en definitiva perjudicarnos a nosotros y a la consecución de nuestros objetivos.

Al final nuestra vida, aunque no lo creáis se basa en los pensamientos que tenemos el día a día. ¿Tienes generalmente negativo y derrotista? ¿Qué autoimagen tienes?. Cambiar el enfoque de tu mente y buscar la excelencia es el secreto.

El siguiente vídeo “donde tus sueños te lleven” de Javier Iriondo nos explica de forma clara y gráfica como nosotros mismos nos limitamos y como podemos solucionarlo.

 

 

¡Conquistate a ti mismo!