Ciclo de vida del producto

Ciclo de vida del producto

El ciclo de vida del producto facilita la comprensión de aspectos fundamentales dentro de la dinámica competitiva del producto.

Este ciclo está compuesto por: introducción, crecimiento, madurez y declive.  Aunque no se contempla en la mayoría de bibliografía relacionada con este tema, también tenemos que tener en cuenta la etapa de gestación. Esta etapa es el tiempo que se dedica al diseño del producto y todos los esfuerzos sobre el mismo antes de su introducción en el mercado.

A continuación definiremos las características de cada etapa:

Etapa 0: Gestación

  • Se hacen estudios de mercado, de marketing etc… para ver las necesidades, variación del producto que ha de hacer la empresa
  • Podría partir de un brainstorming para ver que producto se podría lanzar, seguiríamos con la investigación
  • Se precisa el diseño del producto
  • Se hace una inversión en tecnología en función del tipo de producto que vayamos a comercializar, también existirá una investigación de técnicas productivas y de comercialización.
  • Puesta a punto de los medios productivos.

Etapa 1: Introducción

  • Bajo volumen de ventas, producto nuevo en el mercado y no se conoce.
  • Crecimiento lento del mercado
  • Proceso productivo no estabilizado
  • Costo del producto elevado
  • Demanda inferior a la oferta.
  • Precio de venta elevado
  • Usuarios considerados innovadores
  • Buena rentabilidad
  • Gran inversión para introducir el producto en el mercado
  • Competencia existente
  • Inversión en marketing elevada.
  • Elevada inversión en comunicación

La función dominante en esta etapa es la investigación o producción, así se puede estabilizar los problemas que surgen cuando el producto se está fabricando.

Etapa 2: Crecimiento

  • Producto más rentable para la empresa
  • Las ventas suben rápidamente, debido a que se consume más productos
  • Rápido crecimiento del mercado
  • Proceso productivo en fase de estabilización
  • Costos del producto va en ligera disminución
  • Demanda superior a la oferta
  • El precio de venta puede disminuir
  • Se empieza a dividir el mercado por segmentos
  • Aparecen los primeros competidores
  • Elevados costos de marketing

La función principal de esta etapa es la producción, porque requiere de más inversión para aumentarla.  Además necesitamos un producto mejorado para hacerle frente a la competencia.

Etapa 3: Madurez

  • Se estabilizan las ventas. Frenan su ritmo de crecimiento
  • Mercado estable
  • Producción estable
  • Costos del producto bajo.
  • Oferta y demanda equilibradas
  • Precios bajos
  • Clientes primera mayoría
  • Rentabilidad media
  • Menor inversión, es cuando los productos empiezan a dejarle dinero a la empresa
  • Competencia más fuerte y alta en número
  • Se compite por cuota de mercado y se inician los robos de clientes.
  • Suele ser la fase más larga

La función principal de esta etapa está orientada al marketing y a la fidelización de los clientes.  En este momento tenemos que desarrollar un producto diferenciado para tratar de hacer ver que el mercado es único, se resaltan las características  diferenciadoras para la fidelización del mercado.

Etapa 4: Declive

  • Ventas en regresión, disminuyen mucho porque hay productos sustitutos.
  • Mercado decreciente.
  • Proceso productivo estable.
  • Costos estabilizados. A medida que aumenta el declive, aumentan los costos.
  • Oferta superior a la demanda.
  • Precio de venta estable o bajo, en función de la situación competitiva.
  • Clientes fieles rezagados.
  • Rentabilidad baja o negativa, podemos perder dinero con el producto.
  • La competencia tiene a desaparecer porque deja de ser atractivo y rentable.
  • Gastos en marketing bajos, no merece la pena invertir mucho.
  • El margen del producto es el más elevado al no necesitar inversión alguna.
  • Al final de la etapa de declive pueden ocurrir.
    • Que el producto se muera
    • Que se mantenga en fase residual de actividad mínima.

La función principal de esta etapa se basa en la adaptación del producto a la demanda. Se puede iniciar una reformulación del producto para adaptarlo al momento actual.