Mapa de posicionamiento

Mapa de posicionamiento

El mapa de posicionamiento sobre la competencia es una fantástica herramienta de análisis de marketing que nos permitirá saber en qué situación se encuentra nuestra empresa respecto a la competencia en la mente del consumidor de forma gráfica en función de varios criterios. Nos permitirá conocer donde nos encontramos en estos momentos.

Esto nos ayudara a saber cuál es nuestra posición actual para adoptar las estrategias de marketing que sean necesarias con el fin de lograr los objetivos propuestos.

Normalmente se suele elaborar en la fase de planificación de la estrategia de marketing, preferiblemente junto al análisis DAFO.

El formato clásico consiste en dos ejes (vertical y horizontal), que se cruzan y cuyos extremos sitúas el valor mínimo y máximo de cada parámetro a analizar.

Elaboración:

1) Dibuja sobre un papel dos ejes que se crucen (vertical y horizontal).

2) Elige los principales parámetros que definen la posición de tu empresa o producto en el mercado. Por ejemplo: precio, calidad, diseño, fiabilidad, etc.

3) En los extremos de cada eje, pon el valor máximo y mínimo de los parámetros que deseas analizar. Por ejemplo, el eje vertical puede ir de Precio Alto a Precio Bajo y el eje vertical de Calidad Baja a Calidad Alta.

4) Ahora el gráfico ha quedado dividido en los siguientes cuadrantes: Precio Alto-Calidad Alta, Precio Alto-Calidad Baja, Precio Bajo-Calidad Alta y Precio Bajo-Calidad Baja.

5) A continuación, sitúa tu empresa y el resto de los competidores en la parte de cada cuadrante que más se acerque a su posición (por ejemplo, Precio-Alto y Calidad bastante alta, Precio Bajo y Calidad Media, etc.) Si deseas ser más preciso, puedes dividir cada eje en diversas gradaciones para cuantificar el nivel de posicionamiento.

La exactitud del mapa de posicionamiento dependerá de los datos que uses para elaborarlo. La forma más simple es colocar a nuestra empresa y a los competidores sobre el gráfico en función de lo que ya sabes del mercado, aunque no tengas datos exactos. Pero si quieres trabajar de forma más rigurosa, pide a varios clientes que ubiquen tu empresa y las demás en el cuadrante. O bien haz una pequeña encuesta para que los clientes puntúen a tu empresa y los otros competidores en cada parámetro y luego usa los datos obtenidos para crear el gráfico.

Una vez hayamos elaborado el mapa de posicionamiento, debemos analizarlo cuidadosamente. En primer lugar, nos tenemos que fijar en la posición que ocupa nuestra empresa, porque nos indicará en qué aspectos deberemos mejorar (por ejemplo, mantener la calidad pero reducir el precio). Así mismo, valoraremos la situación de nuestros competidores para ver en qué aspectos deberíamos incidir con el fin de mantener o aumentar nuestra diferenciación, acercarnos al líder, etc.

La finalidad es poder reflejar todos estos aspectos en una estrategia y unas acciones de marketing concretas para el próximo ejercicio.

Podéis ver un ejemplo en el mercado de la leche:

posicionamiento_marcas_leche