La importancia del flujo en línea de tu web

0
3168

navegar-www

Los usuarios de internet, ya sean para hacer compras online o simplemente para visitar una página web de forma habitual, se fijan tanto en los factores racionales como en los factores hedonistas.

Por una parte, cuando un visitante entra en una web tiene claro el producto que quiere comprar o la información sobre la que está realizando su búsqueda, pero también tenemos que tener en cuenta la experiencia que creamos al usuario en la navegación.

Los consumidores valoran más la experiencia de compra y el consumo del producto que las características intrínsecas del mismo, y esta experiencia se configura  a partir de los aspectos racionales y afectivos vinculados a la compra y al consumo.

Existen dos tipos de experiencias de consumo:

Las experiencias utilitarias en las cuales la motivación del consumidor es la adquisición del producto que necesita.

Las experiencias hedonistas o agradables en las cuales el consumidor busca aparte de la compra, pasar un buen rato, curiosear en la página web, ver información nueva. Estas experiencias las percibe como positivas y satisfactorias.

Según el objetivo que queramos conseguir con nuestra web nos basaremos en crear un tipo de experiencia o otra.

A mí me resultan más interesantes la segunda, las experiencias hedonistas consiguen que el consumidor o visitante entre en “flujo”. ¿Qué quiere decir esto?.

El concepto de flujo se define como una experiencia optima, como extremadamente positiva y divertida para la persona, que tiene lugar cuando esta se involucra en una determinada actividad con total implicación y concentración.

Si una web consigue que su visitantes entren en “flujo” mientras realizan su visita, tendrá muchísimo ganado. Con el “flujo” los usuarios se concentran en las acciones que emprenden en el medio y en los conocimientos que adquieren. Únicamente se concentra en lo que están haciendo en ese momento y pueden llegar a perder la noción del tiempo.

Las características principales para que se de el “flujo” son:

  • Equilibrio entre habilidades y retos: La actividad en la página presenta un pequeño reto de navegación para el usuario que está en equilibrio con sus destrezas tecnológicas.
  • Atención centrada: El usuario tiene que tener la atención centrada en el entorno que produce los estímulos.
  • Interactividad: Una información interactiva siempre resulta más interesante y anima al consumidor o usuario a procesar o retener mejor la información.
  • Telepresencia: El consumidor percibe una sensación de estar presente en el entorno virtual.
  • Implicación: El consumidor o visitante se compromete intensamente con la actividad en línea.
  • Percepción de control: Control sobre el entorno con el que interactúa.
  • Estimulación: Mejora la atención del visitante.
  • Comportamiento exploratorio: El visitante siente curiosidad por explorar la web.

El “flujo” tiene varias implicaciones positivas para el negocio online, ya que una web sencilla, que no cambia, que no captan la atención, que restringe la libertad de navegación del consumidor solo suscitara aburrimiento y apatía en el consumidor o visitante.

Es mucho más probable que un usuario que disfruta de la navegación en una web, esté más predispuesto a realizar una compra o navegar a través de la información que ofrece la página, prestarle más atención y volver a visitarla en otro momento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here