Tu opinión es esencial, me importas…¡ESTO ES PARA TI!

0
2109

Imagen de Trampa Teatre.

La forma en que las empresas se dirigen al mercado ha ido variando a lo largo de la historia con diferentes tipos de orientaciones estratégicas.

Los mercados actuales se caracterizan por una competencia intensa, donde los productos cada vez son más estandarizados,  en los que resulta más difícil diferenciarse y donde se suele competir en precio.  Por estas razones se ha pasado de una orientación de la empresa al exterior, a un enfoque del exterior a la empresa,  donde la parte importante es el consumidor, lo que piensa  y como se siente, donde la empresa se encarga de ofrecerle lo que este quiere, como quiere y donde quiere.

Este enfoque al consumidor se  ha vuelto básico para conseguir estar en el mercado actual, ya que conocer los deseos de los consumidores condicionará el modelo de negocio de la empresa. Por ejemplo, si nos dirigimos a un público objetivo que tiene poco tiempo, que le gusta comer sano y cuidarse. No podemos ofrecerle nuestros productos mediante un sistema de distribución que requiera al consumidor dedicar mucho tiempo en la compra, sino todo lo contrario, a este público objetivo le aportará valor un sistema de distribución ágil, ya sea a domicilio, un servicio exprés o alguna estrategia similar.

Pero además, por mucho que ofrezcamos a los consumidores lo que quieren, existe el peligro de que aparezca un competidor que consiga ofrecer el mismo beneficio y con un modelo de negocio similar a la empresa.  Para enfrentar esta situación, actualmente existe la tendencia del marketing relacional, que intenta crear una relación rentable con el cliente para que este cree una preferencia por los productos de la empresa y no nos abandone por la competencia. Las redes sociales han sido unas grandes impulsoras de esta nueva tenencia ofreciendo un espacio para facilitar la interacción entre empresa y consumidor.  El objetivo final es ofrecer al consumidor una experiencia memorable.

 

Quiero poneros un EJEMPLO, soy cliente habitual de un teatro que realiza espectáculos de improvisación y  se llama Teatre Trampa, ubicado en Palma de Mallorca. Esta compañía tiene un claro enfoque al consumidor y es muy sencillo de ver en su modelo de negocio. Sus espectáculos son los Martes, Viernes y Sábados. Los dos últimos (Viernes y Sábado), son espectáculos de improvisación con modalidades en las que los actores ya tienen más experiencia y han comprobado que a los consumidores les gusta. Los Martes se denominan «Martes alternos» porque son diferentes, unas semanas actúan los alumnos de los cursos de improvisación que ofrece el Teatre Trampa y otras semanas los actores de la compañía prueban cosas nuevas y diferentes donde piden la opinión a los asistentes. Los espectáculos que tienen mejores críticas y  éxito, los pasan a los Viernes y Sábados.

trampa teatre2

 

Imagen de Trampa Teatre.

Por lo tanto, están implementando perfectamente esta estrategia de orientación al mercado, ofrecen diferentes alternativas a los consumidores que Teatre Trampa puede ofrecer, les preguntan, se interesan por sus opiniones y por sus gustos para conocerlos mejor y ofrecerles más de aquello que quieren.

Esto también tiene una repercusión en sus clientes, estos se sienten importantes, son ellos los que deciden con sus opiniones y están ayudando a crear nuevos espectáculos.  En el fondo se está creando una relación entre la empresa y sus clientes de credibilidad, confianza y fidelidad.

Al final esto se traduce en satisfacción de los consumidores y éxito para la empresa.

 

¿Te interesas lo suficiente por tus consumidores?

 

[yop_poll id=»3″]

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here